Despido disciplinario y prestaciones por desempleo

Publicado el 15/10/2019
Desde el año 2002, la ley no deja lugar a dudas, como regla general el trabajador despedido sí tendrá derecho a percibir la prestación por desempleo, en cualquier tipo de despido, incluido el despido disciplinario. La cantidad a percibir dependerá de la nómina y de los aportes de la empresa a la Seguridad Social.

Los trabajadores que sean despedidos por razones de orden disciplinario cobrarán el paro, siempre y cuando cumplan con los requisitos exigidos por la legislación laboral actual:

- Haber cotizado al menos 360 días antes del cese del último contrato
- Estar inscrito como demandante de empleo en el SEPE
- Asumir una actitud de búsqueda activa de empleo
- Estar dado de baja en el registro de la Seguridad Social

El despido disciplinario tiene lugar cuando un trabajador comete una o más faltas graves en el trabajo, de manera que el empresario decide despedirlo, las causas están tasadas de forma general en el Estatuto de los Trabajadores, en los Convenios Colectivos, en cada sector suelen contener una lista de aquellas causas que pueden dar lugar al despido disciplinario. En este caso no se cobra indemnización, sólo el finiquito correspondiente.

En el año 2013 se modificó la Ley, de forma que el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) pueda realizar unos controles mayores en los despidos disciplinarios. El objetivo de este servicio es que pueda controlar la veracidad de casos de despido disciplinario, o si se está haciendo de forma fraudulenta, buscando que el trabajador pueda cobrar la prestación, cosa que no podría hacer si se hubiera dado de baja de manera voluntaria.

En general el SEPE exige solo el certificado de empresa y la carta de despido, para conceder el cobro de la prestación por desempleo al trabajador que ha sufrido un despido disciplinario., salvo si el servicio sospecha que el despido no es real, sino que se ha hecho de forma fraudulenta, en cuyo caso puede, exigir al trabajador que presente una demanda para recurrir el despido, o solicitar que se haga una inspección de trabajo para investigar las circunstancias de ese despido, comprobando si se ha tratado de un cese involuntario realmente, o no. Se tiene que demostrar que se ha recurrido tal despido con el documento procesal que corresponda: la papeleta de conciliación, el acta de conciliación, la demanda o la sentencia, dependiendo del momento en el que se encuentre el proceso.

FUENTE: ADADE CENTRAL

 

Galería de Imágenes...

 

 

Compartelo en las redes sociales

 

 

Volver a noticias

 

 

Deja tus comentarios...
Nombre o pseudónimo*
Comentario*

 

 

 

 

Buscar...

 

Social

 

Facebook ADADE Twitter ADADE Youtube ADADE Issuu ADADE LinkedIn ADADE

 

Publicaciones recientes

 

Archivo de noticias

 

Newsletter

Para recibir más información y suscribirse gratuitamente al boletín de noticias de ADADE/E-CONSULTING indique su email aquí.

Nombre:


Email:



Finalidades: Envío de nuestro boletín comercial así como remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, comunicaciones informativas y publicitarias sobre nuestros productos o servicio que sean de su interés y promociones comerciales, incluso por correo electrónico. Legitimación: El consentimiento del usuario. Destinatarios: Podrán ser dirigidos o cedidos a las empresas del grupo o que colaboran habitualmente con AGRUPACION DE ASESORIAS -ADADE- y E-CONSULTING ASESORES Y CONSULTORES GLOBAL GROUP S.Apara fines promocionales o para enviarle comunicaciones relativas a los servicios prestados por las entidades dentro de las empresas del grupo, que se consideren que puedan ser de su interés. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@e-consulting.org. Información adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.