Despido improcedente e imposibilidad sobrevenida de readmisión

Publicado el 16/05/2018
El TS declara que cuando desaparece, de forma sobrevenida, la posibilidad de readmisión del trabajador despedido improcedentemente, ya sea por declaración de incapacidad permanente del trabajador, su fallecimiento o la propia extinción del contrato temporal, el empresario ha de abonar la indemnización correspondiente, esto es, la obligación alternativa posible.

La Sala reitera doctrina previa de que cuando desaparece un término de la obligación alternativa establecida en el art. 56 ET, por no ser posible la readmisión del trabajador, debe aplicarse el art. 1134 CC, manteniéndose la obligación del empresario de cumplir el otro miembro de la obligación alternativa, es decir, la indemnización, pues no es posible que un despido improcedente, decisión voluntaria e ilícita del empresario, no genere responsabilidad, dejando indefenso al trabajador por la extinción de la relación laboral por causa no imputable al mismo.

Por tanto, en el mismo sentido, con carácter general, la legislación laboral -en supuestos de extinción de la relación laboral por causa no imputable al trabajador- impone una obligación indemnizatoria. Además, la indemnización tasada se entiende que comprende, de forma limitada, todos los perjuicios causados (materiales -pérdida de salario y puesto de trabajo- e inmateriales -coste de oportunidad, prestigio e imagen en el mercado laboral).

De manera que si la readmisión es imposible, la indemnización laboral, objetivamente tasada, que tiene una función reparadora, no integral, al no estar vinculada al perjuicio real personal del trabajador también habrá de abonarse aunque dicho perjuicio real, en el caso concreto, no lo avalara.
En el presente caso se da el hecho de que la declaración de IPT posterior al despido hizo inviable la posibilidad de readmitir a la trabajadora, por lo que el único término admisible de condena no es ya la opción -readmitir o indemnizar- que con carácter general contempla el art. 56.1 ET, sino que ha de imponerse al empresario la única obligación que tras la declaración de IPT resulta factible, la de indemnizar en los términos legales a la empleada despedida.

Tampoco puede admitirse la alegación de la empresa demandada, meramente hipotética, de que si hubiera habido en su momento una extinción por incapacidad permanente, no hubiera abonado indemnización por despido.

STS Sala 4ª de 13 marzo de 2018. EDJ 2018/30001

FUENTE: ACTUALIDAD MEMENTOS SOCIAL
Más información...

 

 

Compartelo en las redes sociales

 

 

Volver a noticias

 

 

Deja tus comentarios...
Nombre o pseudónimo*
Comentario*

 

 

 

 

Buscar...

 

Social

 

Facebook ADADE Twitter ADADE Youtube ADADE Issuu ADADE LinkedIn ADADE

 

Publicaciones recientes

 

Archivo de noticias

 

Newsletter

Para recibir más información y suscribirse gratuitamente al boletín de noticias de ADADE/E-CONSULTING indique su email aquí.

Nombre:


Email:



Finalidades: Envío de nuestro boletín comercial así como remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, comunicaciones informativas y publicitarias sobre nuestros productos o servicio que sean de su interés y promociones comerciales, incluso por correo electrónico. Legitimación: El consentimiento del usuario. Destinatarios: Podrán ser dirigidos o cedidos a las empresas del grupo o que colaboran habitualmente con AGRUPACION DE ASESORIAS -ADADE- y E-CONSULTING ASESORES Y CONSULTORES GLOBAL GROUP S.Apara fines promocionales o para enviarle comunicaciones relativas a los servicios prestados por las entidades dentro de las empresas del grupo, que se consideren que puedan ser de su interés. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@adade.es. Información adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.